Encuentro de católicos con responsabilidades políticas al servicio de los pueblos de América Latina

Cerca de 100 políticos y pastores de todo el continente latinoamericano se reunieron en Bogotá para dialogar sobre la participación de los católicos en la vida política de nuestros pueblos.

Redacción CAL
19/12/2017
Print Mail Pdf

DSCN7741

Entre los días 1 y 3 de diciembre se realizó con éxito en la ciudad de Bogotá, en la sede de la Conferencia Episcopal de Colombia, el primer Encuentro de católicos con responsabilidades políticas al servicio de los pueblos latinoamericanos, que contó con cerca de cien participantes, provenientes de toda América Latina, en su mayoría laicos con responsabilidades políticas, y algunos prelados, entre cardenales y obispos.

Entre los participantes vinculados a la vida política de América Latina estuvieron un ex presidente, el Señor Felipe Calderón, de México, algunos ministros de estado, gobernadores regionales o alcaldes, un gran número de parlamentarios en actividad, y otros invitados.  

Cabe resaltar que esta iniciativa, que fue organizada por la Comisión Pontificia para América Latina (CAL) y el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), con el beneplácito del Santo Padre Francisco, se realizó a diez años de la publicación del documento de Aparecida, con el fin de renovar la conciencia sobre la importancia de la presencia y contribución de “discípulos y misioneros en la vida pública” (nn. 501 y ss.) Se sintió la exigencia de afrontar de modo inédito esta realidad, poniendo a la Iglesia, y en especial a sus Pastores, en actitud de escucha ante las situaciones y necesidades que viven los católicos con responsabilidades políticas y, buscando las modalidades más adecuadas para acompañarlos, sostenerlos y alimentarlos en ese compromiso. No fue objetivo del encuentro forjar un bloque católico en la vida política ni promover uno u otro partido político, sino alentar, desde la distinción entre comunidad eclesial y comunidad política, una mayor participación de los laicos comprometidos en la vida política en la comunión y misión de la Iglesia y una mayor atención de las comunidades cristianas y sus Pastores a sus necesidades.

El Cardenal Rubén Salazar, Arzobispo de Bogotá y Presidente del CELAM dio inicio al Encuentro con unas palabras de bienvenida, y seguidamente el Cardenal Ouellet, Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, en sus palabras de saludo, planteó el camino del diálogo como eje fundamental y objetivo del encuentro. Se puede acceder al texto completo en el siguiente link:

Saludo e Introducción del Card. Marc Ouellet.

Pero lo que verdaderamente marcó la pauta de la reunión fue el mensaje papal preparado especialmente para esta ocasión, que fue presentado por el Nuncio Apostólico en Colombia, Mons. Ettore Balestrero.

Luego de saludar a los obispos y políticos venidos de diferentes países de Latinoamérica, el Papa Francisco inició su mensaje recordando las palabras de Pio XII, quien difinió la política como “alta forma de la caridad” e colocó como referencia fundamental al mismo Jesucristo en el Evangelio, quien “vino a servir y no a ser servido”. Se requiere, pues, de parte de los políticos –indicó el Santo Padre–, “un servicio de sacrificio y entrega, al punto tal que a veces se puede considerar a los políticos como “mártires” de causas para el bien común de sus naciones.

El texto completo del mensaje del Papa Francisco, se puede ver en el siguiente link:

(http://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/pont-messages/2017/documents/papa-francesco_20171201_videomessaggio-cattolici-inpolitica.html)

Luego de una breve oración, siguió la conferencia del Prof. Guzmán Carriquiry, quien habló de “las grandes prioridades y desafíos de la política en América Latina, según el magisterio del Papa Francisco y del Episcopado Latinoamericano”, cuyo texto completo se encuentra en el siguiente link:

Conferencia del prof. Guzmán Carriquiry Lecour.

Luego de una breve pausa, Mons. Antoine Camilleri, Sub Secretario de las relaciones de la Santa Sede con los Estados, describió la importancia del diálogo y de la diplomacia al servicio de las relaciones entre los estados en favor del bien y de la justicia. Finalmente, el Card. Ouellet abrió el diálogo en plenaria, en que los diferentes participantes expusieron sus primeras impresiones y sus reflexiones a partir del propio quehacer político.

Ese mismo día, por la tarde, tuvo lugar el panel titulado “¿Qué le dicen los políticos a los pastores y a las comunidades cristianas?”, en el que cinco políticos de diferentes países intentaron responder a una serie de preguntas: ¿Qué necesidades, posibilidades y límites advierten los católicos para dar testimonio de su fe en ámbitos políticos y para contribuir como católicos al bien común? ¿Cuáles exigencias sienten frente al crecimiento de la fe, de la espiritualidad, y de su conocimiento y aplicación de la doctrina social de la Iglesia? ¿Cuáles son las implicaciones y responsabilidades éticas en el ejercicio del poder? ¿Cómo los interpela, ayuda e ilumina el magisterio del papa Francisco? ¿Qué problemas les plantea? ¿Qué le piden y qué esperan de las comunidades cristianas y de sus pastores? Intervinieron el Sr. Felipe Calderón, Expresidente de México; Julián Domínguez, Ex Presidente de la Cámara de Diputados de Argentina; Alicia Fournier Vargas, Ex Diputada de la Asamblea Legislativa de Costa Rica; y Javier Iguíñiz, Secretario Técnico del Acuerdo Nacional (Perú).

Luego de la pausa los participantes se reunieron en 8 grupos de diálogo con el objetivo de continuar el diálogo y la reflexión en círculos menores. Los grupos se conformaron buscando la mayor variedad posible en cuanto a las nacionalidades y los cargos de los asistentes.

El primer día de trabajo finalizó con la Santa Misa presidida por Su Eminencia el Cardenal Rubén Salazar Gómez. Durante la cena, luego de la Eucaristía, se prolongó el diálogo iniciado en los grupos y los participantes tuvieron la oportunidad de compartir sus experiencias y reflexiones.   

La jornada del día sábado 2 de diciembre se abrió con la celebración de la Santa Misa, presidida por Mons. Ettore Balestrero, quien ofreció una profunda reflexión, a la luz del Evangelio de la feria de Adviento, sobre la necesidad de cultivar la vida interior, especialmente en un tiempo dominado por la superficialidad y el “embotamiento”. “Sólo a quien pondera con espíritu cristiano las cosas en su corazón –según el ejemplo de María Santísima– le es dado descubrir la verdad del mundo que le rodea y le es concedido tomar las decisiones apropiadas para sí y para los demás”, señaló.

Luego del desayuno comenzó el panel sobre la “Contribución original y experiencias de incidencia de los católicos en políticas públicas en favor de: la vida y la familia, la educación, la inclusión social, las migraciones, la ecología humana, la cultura del diálogo, y la lucha contra la corrupción. Las intervenciones estuvieron a cargo de los siguientes panelistas:

- la vida y la familia: Rolando González Ulloa, Diputado de la República de Costa Rica;

- la educación: José Antonio Rosas Amor, Director Fundador de la Academia de Líderes Católicos (Chile);

- la inclusión social: Patrus Ananias de Sousa, Diputado Federal de Brasil;

- las migraciones: Cecilia Romero Castillo, Diputada Federal de México;

- la ecología humana y natural de la convivencia: Angélica Sosa, Presidenta Concejo Municipal de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia).

- en contra de la corrupción: María Soledad Quiñonez, Ministra Anti corrupción de Paraguay.

Luego de estas intervenciones el diálogo en sesión plenaria se extendió alrededor de 2 horas, en las cuales los numerosos participantes pudieron exponer sus propias experiencias y reflexiones a partir de lo expuesto.

Luego del almuerzo tocó el turno a los pastores, quienes afrontaron el tema ¿Qué dicen los Pastores a los políticos?, que fue como la contra parte de lo que se planteó el primer día de la reunión, es decir “¿Qué dicen los políticos a los pastores y a las comunidades cristianas?”. Se conformó un panel de tres expositores quienes intentaron responder a las siguientes preguntas: ¿Qué aconsejan y proponen los Obispos a los católicos con responsabilidades políticas? ¿Cómo los ayudan a crecer en la fe al interior mismo de su praxis política? ¿Cuál es su servicio de acompañamiento y discernimiento? ¿Cuáles son las modalidades eclesiales de formación de cristianos con vocación política? Las intervenciones estuvieron a cargo de Intervención del Sr. Card. Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara; S.E. Mons. Mario Moronta Rodríguez, Obispo de San Cristóbali; y S.E. Mons. Pedro Barreto Jimeno, Arzobispo de Huancayo. Siguió el diálogo en sesión plenaria.

Hacia el final de la tarde, el Sr. Cardenal Sergio da Rocha, Arzobispo y de Brasilia y Presidente de la Conferencia Episcopal de Brasil, fue invitado a exponer el tema de “¿Cuáles han de ser las características fundamentales del testimonio y la acción del católico en la política, a la luz del magisterio del papa Francisco y del servicio a los pueblos latinoamericanos?” El Cardenal da Rocha propuso una excelente y completa síntesis del magisterio del Papa Francisco relacionado con el servicio público que deben rendir los católicos en la sociedad, especialmente en el campo político. Siguió un diálogo en sesión plenaria que se prolongó por casi dos horas.

Luego de la cena, tuvo espacio un momento de convivencia fraterna que dio lugar a un abundante diálogo e intercambio en grupos menores, que se fueron formando de manera espontánea, y que se prolongó por varias horas.

Al día siguiente tuvo lugar la Conferencia del Doctor Rodrigo Guerra, Presidente del Centro de Investigación Social Avanzada de México, quien intentó responder a la pregunta ¿Cómo formar una nueva generación de católicos en la política?, y fue, dada la importancia del tema, uno de los momentos centrales de toda la reunión.

Guerra dio a su conferencia el título de “Educar para el bien común; hacia una nueva generación de católicos comprometidos en la acción política”. Empezó señalando que “pensar en la posibilidad de una nueva generación de católicos comprometidos en la acción política es sumamente motivante”, pues “de inmediato la mente y el corazón se colocan apuntando hacia el futuro, hacia el horizonte que es preciso construir para tener esperanza”. “Imaginar un nuevo momento –añadió–, un nuevo escenario, en el que muchos jóvenes canalizan su vocación y su energía hacia el compromiso solidario y la construcción de auténtico bien común, es una bocanada de aire fresco, es un sueño puro, que ennoblece el alma”. Pero luego pasó a explicar lo que significa afrontar este horizonte en el contexto del cambio de época, y lo que quiere decir “educar para el bien común”, pensando de manera específica en la realidad latinoamericana.

Luego de la conferencia tuvo lugar un breve momento de intercambio en sesión plenaria, en la que los participantes pudieron exponer algunas ideas o propuestas para un eventual seguimiento de la experiencia. El Cardenal Marc Ouellet, finalmente, tuvo a cargo unas palabras de conclusión o síntesis y, finalmente, el Cardenal Rubén Salazar cerró los trabajos con el saludo final.

La reunión concluyó con la celebración eucarística presidida por el Cardenal Marc Ouellet y el almuerzo conclusivo.